PluralNoticias 04

Frecuencia Zero 92.5 FM

alaire 01  

bannerTECNOLOGIA 18

5acd0c5551300

Hay algo que está claro: los medios tradicionales están en crisis. Ya sea por la dificultad de embarcarse en el nuevo sistema de medios, traccionado por la lógica de redes sociales, o por las nuevas modalidades de consumo, que provocan un descenso en las entradas de dichas empresas, pero estamos viviendo una de las épocas más complicadas para el mundo mediático. Pero la pregunta es: ¿cuál es el límite para los gigantes de Silicon Valley?

 

75U1gwF2 400x400 optEn esta coyuntura, las empresas tecnológicas gozan de una libertad absoluta que en las últimas se ha empezado a replantear: tal es así, que existe un acuerdo de los países mas desarrollados de que es necesario comenzar a regular al cuarteto dominante Google, Amazon, Facebook y Apple (GAFA), los gigantes que tienen el poder y dominio absoluto de la información digital. En este sentido, Agustín Espada, Magister en Industrias Culturales, asumió que "estos monstruos producen contenidos en una lógica G-local", es decir, "poner una pata en el mercado local y empezar a captar la atención de los consumidores, a través de producciones de contenidos documentales, no periodísticos, externalizando las ganancias sin reinvertir esa renta en el país".

Otra de las aristas a controlar tienen que ver con la reproducción de Fake News y cuentas falsas, denominadas comunmente como Trolls. A esta conclusión llegaron también sus propios directivos. Jack Dorsey, presidente de Twitter, describió recientemente que "la plataforma está contaminada por bots y fake news, lo que produjo que se transformara en una esfera pública no tan saludable como pensabamos"; a su vez, hasta Mark Zuckerberg, quizás pionero y la voz más resonante de este mundo tecnológico, reconoció que su aplicación "participó y facilitó la alteración del debate público con cuentas falsas", dando de baja posteriormente más de 1300 millones de cuentas falsas. "Es muy díficil lograr su regulación, ya que las nuevas corporaciones tecnológicas tienen una capacidad de lobby aun mayor a la de las tradicionales, influyendo en el ámbito informal para ofrecer sus servicios a la política con tal de que no los toquen", explicó Espada.

Pero esta situación que se da en el ámbito internacional, se traslada al terreno local: teniendo en cuenta la grave situación en las que se encuentran las empresas periodísticas (desde Página 12, que el miércoles pasado no salió su publicación ya que el dueño, el sindicalista Victor Santamaría, no aceptó pagar las paritarias hasta el reclamo de los medios comunitarios para que la ENACOM libere los fondos de apoyo para permitir su continuidad), esta regulación, entonces, se torna imprescindible. "Es muy díficil lograrlo, ya que cuando los entes van a la oficina local, esgrimen que no depende de ellos sino de la central ubicada en el exterior, y esta a su vez tiene las cuentas en paraísos fiscales", reflexionó el especialista.

0
0
0
s2smodern