PluralNoticias 04

Frecuencia Zero 92.5 FM

alaire 01  

bannerPOLITICA 13

Migracion Argentina y Bolivia

 

El Gobierno de la Nación y los mandamás provinciales volvieron a poner la lupa sobre los inmigrantes. Jujuy prohibió la atención en hospitales públicos, Chubut no permitirá el ingreso a personas con antecedentes penales o con condenas no firmes y en la Ciudad de Buenos Aires expulsaron a una mujer peruana, quien ya había cumplido su condena, separándola de sus hijos.

 

Raisa OrtizEn este marco, Raísa Ortiz, integrante del equipo internacional del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), planteó la "ilegalidad" de los tres casos. Si bien estos discursos no son nuevos, se destaca "la intensidad de las medidas concretas que vienen tomando (expulsión y cobros por servicios de salud), que pone en evidencia una xenofobia y discriminación a las personas migrantes".

"El tema de acceso a la salud nunca debe estar condicionada por una reciprocidad hacia otro país. Es un derecho reconoce por la Argentina a todos aquellos que habitan el país", explicó sobre las imposibilidades para llevarlo a la práctica. A su vez, señaló las complicaciones de distinguir entre las personas de tránsito y quienes habitan en el lugar. Los problemas burocráticos "termina perjudicando a aquellos que están con problemas para regularizar su situación".

La especialista aseguró, en diálogo con FRECUENCIA ZERO, que "los migrantes no están colapsando para nada el sistema de salud ni argentino, en general, ni en Jujuy, en particular. No hay ninguna justificación real de por qué tomar esta decisión". Caso similar a Chubut: "No tiene sentido en sí mismo".

Según detalló, la Organización Internacional para las Migraciones analizó la incidencia de los extranjeros en servicios sociales: pensiones, salud y educación. "Los migrantes son entre el 5 y 6% de la población y en todos los servicios están por debajo de ese porcentaje. Es mentira decir que colapsan cualquier de atención en la Argentina", marcó.

Por otra parte, se refirió Vanessa Gómez Cueva (peruana de 33 años), quien ya había cumplido su condena por estupefacientes y fue expulsada con su bebé de dos años mientras que sus otros dos hijos quedaron en el país. "Tiene dos hijos argentinos, tiene familia (viviendo en el territorio)", pero no lo tuvieron en cuenta.

0
0
0
s2smodern